Revista Literaria Periódico Cultural

14.6.2010 GMT

Los Duendes

Los duendes*


No tengo la menor duda de que la casa está llena de duendes. De un tiempo a esta parte me desaparecen cosas. Las dejo en un sitio y cuando voy a buscarlas ya no están y aparecen cuando menos me lo espero en otro lugar.

En lo que va de año este asunto se ha agravado y cada vez en más frecuente que los objetos se muevan. Con todo esto me paso los días buscando cosas y mi jubilación, que debía ser la etapa más tranquila de mi vida, se está convirtiendo en una angustiada búsqueda.

Cuando le dije a mi hija que me estaba planteando cambiar de casa con el fin de apartarme de los malditos duendes se limitó a sonreír y a comentarme que ella me ayudaría a buscar las cosas que se movieran.

Hay un duende, el muy maldito, que me tiene crucificado. Es el que me quita las gafas. A mi, que ya veo poco, sólo me falta tener que buscar las gafas sin gafas. Un desastre.

Hace un par de semanas tenemos una señora extranjera que ayuda en las cosas de la casa. La verdad es que prácticamente está conmigo todo el rato ayudándome a encontrar lo que los duendes esconden y lo cierto es que lo encuentra enseguida. Hoy me ha contado en secreto que en su país era detective, por eso tiene tanta práctica en eso de encontrar cosas.

Le he prometido un sueldo extra si me ayuda a encontrar a los duendes. En cuanto los descubramos podré jubilarme definitivamente.


*De Joan Mateu . joan@cimat.es
Inventiva Social Argentina


En: No Categorizado
Permaenlace: Los Duendes
Comentarios: 0
Leído 911 veces.

Dejar Comentario

*
Smilies
*
Ingrese el código mostrado. 

Rubén Patrizi

Venezuela, Venezuela

Las personas que adornan una esquina, dando colorido a su lucha diaria en su eterno vivir, para ellos,...

Mi perfil Completo


Buscar

 


atom



Blog Gratis para humanos.


vocessusurrosrumorygritos-vocessusurrosrumorygritos